Make your own free website on Tripod.com

MUNICIPALIDAD DE PAIHUANO

El Verdadero Corazón del Valle de Elqui

Las Moras s/n

Teléfonos 51-451015 - 51-451006

paihuano@usa.net





Valle de Elqui

Alcalde - Sr. Lorenzo Torres Medina



La Comuna de Paihuano está ubicada a 90 kms. al este de la Capital Regional. Presenta una superficie total de 1.716 km2 (4,2% de la superficie total regional), una poblacion de 3772 habitantes (Censo Poblacional 1992), lo que arroja una baja densidad (2,2 hab/km2). La poblacion muestra una tendencia a disminuir en una tasa de crecimiento anual negativa de 0,4% al año, debido principalmente a migraciones de la gente joven.

"Paseando por una Calle de Paihuano"

Compuesta por Ocho Distritos - Paihuano, La Quebrada, La Bajada, Quebrada de Pinto, Monte Grande, Alcohuaz, Pisco Elqui y Jarillas basa su economía principalmente en la agrofruticultura y el turismo, esto último señalado en la apertura a intelectuales y místicos que buscan la paz y la armonía en el flujo natural de sus paradisíacos rincones.

Si bien la voz que la designa tiene en etimología quechua la connotación de "excremento de ave", en la mapuche en cambio, se le da las aproximaciones de "alturas suaves" y "cielos sosegados".



"La Nieve Cambia el Paisaje""

 


Historia

El área acusa poblamientos aborígenes de la cultura tanto diaguita del período clásico como de la época de la dominación inca, no obstante, al iniciarse la conquista española, las tierras de río Claro quedan como áreas marginales sobre las cuales se hacen pedimentos tardíos dado su relieve dificultoso y accidentado, marcado por el flujo del río y sus afluentes, lo que planteó en definitiva un lento avance en la explotación de productos propios de la época: viñas y alcoholes, que en definitiva son los que con el tiempo le darían la nombradía a Paihuano y alrededores.


"Adentrándonos Hacia el Valle por la Carretera "

Durante la Colonia se le reconoce como "el interior de Elqui", acentuado por su condición de penetraciones en el macizo andino sin paso ultramontano, como ocurre con el Valle del Río Turbio, lo cual le imprime un sello de particular distinción al asegurar el traspaso familiar en un reducido núcleo que a su vez mantiene interrrelación y proyecta frondosa geneología que aún perdura sin alteraciones.

Sus destilerías, con numerosas bodegas excavadas en los faldeos de las montañas o de algún cordón menor, generan ponderados vinos y claretes, mismos afanes que se acentúan en la segunda mitad del siglo XIX cuando el pisco toma forma e irrumpe en el mercado nacional, agregándose a ello los productos secos, siendo de especial predilección la pasa sin pepa que se vinculaba a esa tierra como algo propio.


"Puente a la Vista"

Sus ordenamientos administrativos se inician en 1853 como subdelegación dependiente de Vicuña. Al asignársele condición de comuna, por error o desinformación de los ministerios capitalinos, el Distrito de la Unión quedó dependiendo de Vicuña, lo que se corrigió en 1932 cuando el distrito en cuestión pasa a llamarse Pisco Elqui.


 


Monte Grande

Si Elqui es un impacto visual, el valle del Río Claro lo es en el espíritu. Por un camino tortuoso, desfilan importantes localidades: Pisco Elqui, Montegrande, Chapilca y Cochiguaz al interior, entre otros, que le otorgan al visitante solaz y refugio, teniendo como escenario majestuosas montañas, cristalinos ríos y un cielo nocturno que le permite recrearse y soñar con la danza imperceptibles de las estrellas.

"Mirando Hacia Monte Grande"

A partir de Rivadavia, siguiendo el indicador del viento, la ruta tuerce al sur y penetra por un cajón pétreo cuyas estrías muestran capa a capa como se alzó la montaña para dejar en el fondo una superficie suave que se transformó la piedra en esmeralda. En el kilómetro 9, el visitante se encuentra gratamente con el pueblito de Chapilca, centro artesanal conocido por su producción de tejidos a telares rústicos1 proceso en el cual se emplean técnicas de hilado y teñido que se remontan a épocas inmemoriales.


"De Camping en Pleno Valle"

Arriba, la mano del Creador en un cielo limpísimo acepta la noche como regalo para enamorados y soñadores. El río canta, con una voz que a la vez es una invitación a florecer y crecer, con la cristalina textura que traspasa la nieve cogida por esteros y vertientes y que los lugareños suelen llamar ríos, integrados a partir de Pisco en un solo caudal que corre alegremente para refrescar la jornada o fecundar vastas arboledas.

Y en medio de esos majestuosos cerros no existen los volcanes, quizás porque no fue necesario, ya que al nacer Gabriela Mistral, Monte Grande, su pueblo de primera infancia, fue el estallido mágico, constante y universal. Por expreso deseo de la Nobel poetisa, sus restos reposan en esta tierra que la vio nacer, patrimonio que la comuna guarda con especial celo, como también su escuela y templos del valle, como atrayentes y perennes valores culturales.


"Gigantes Montañas Dominan Un Poblado"


 


"El buen sembrador siembra cantando. Piensa que Dios te ha puesto a crear el mundo de mañana" con estas palabras Gabriela Mistral se referiría al Corazón del Valle de Elqul o el Valle de la Luz como es denominada a menudo la comuna de Paihuano, porque a juicio de muchos "si el Paraíso Terrenal tenía algún toque especial de luz, debió ser algo parecido a la que hoy goza el Valle.

"La Carretera Nos Adentra Al Valle"

Casi inalterable, de claridad asombrosa y azul puro que adormece y relaja Los esotéricos y místicos afirman que aquí está concentrado el eje magnético del Universo a partir de la Era de acuario; los prácticos, que es producto de su singular conformación y elementos. Parte de sus cien kilómetros están flanqueados por cerros de alto contenido metálico que son permanentemente friccionados por el terral al bajar desde la alta cordillera con una reversión a la altura de El Molle, donde baja para regresar con su carga electrizante y cálida para impactar en la flora, la fauna la es ¡ritualidad de los hombres El fenómeno es de siempre.

Hace cien años se sostenia que las condiciones eran óptimas para prolongar la vida y la fertilidad, tal es así, que las familias tradicionales suman normalmente una docena de hijos, así como los parentescos marcan tanta importancia como viñas y lagares.Tierra óptima para viñedos y frutales, como damascos, duraznos, narnnjas e higos entre otras, convirtiéndose de conjunto en un rosario de lugares con alegre entonación vernácula: Chapilca, Varillar, Huanta, Monte Grande, Pisco Elqui y las extensiones a Cochiguaz, donde residen o arriban quienes ven en la luz y su pureza, la invitación a una vida despegada de las estridencias del presente siglo.

"Camino A Chapilca"


 


Arriba